Lean Six Sigma, una herramienta para transformar la empresa

El miércoles 17 de octubre, en el salón LOGISTICS Madrid 2012, Javier Perales, Master Black Belt & Lean Champion desarrolló el taller práctico “Lean Six Sigma la herramienta para transformar nuestra empresa”.

 Javier Perales partió de la idea de que “el conocimiento crea el entendimiento”, aunque ello no signifique que “entrar en una metodología de mejora implique la aparición de  complicaciones porque pones a convivir dos o más ideas en un mismo entorno”.

Según explicó Javier Perales, “Lean Six Sigma es una metodología porque tiene herramientas, pero no es una ciencia porque no es exacta y requiere ingenio”. Se trata más bien de “una forma de ser, un camino hacia la mejora que ayuda a las organizaciones a ser más ágiles y más rápidas, evitando errores”.

El Lean Six Sigma requiere la suma de tres aspectos fundamentales: liderazgo, para convencer a un grupo del camino a recorrer y que el grupo crea es este camino; cultura, los hábitos, innatos o aprendidos, que ayudan a obtener un mejor comportamiento del grupo dentro de la organización, especialmente de cara al cliente; y herramientas, que son los pasos a seguir para conseguir mejoras.

Además, el Lean Six Sigma debe conjuntar diversos factores o elementos: la visión hacia dónde hay que ir, las habilidades con las que se puede contar, los incentivos que creen motivación y sentido de pertenencia de las personas, los recursos (tiempo, dinero,…) y los planes, que tienen que ser claros; “la suma de estos factores va a propiciar el cambio dentro de la organización”, aseguró Javier Perales.

El experto en LSS también señaló que las organizaciones deben plantearse metas que no se estén cumpliendo y, sobre éstas, definir acciones.

Existen mecanismos de acción y metodologías de mejora que contribuyen a incrementar la productividad, es decir, “hacer más con menos”. Estas acciones son, según Javier Perales: la acción de prevenir, la de mejora y la de control de la mejora que son los que van a permitir combatir los elementos que impiden que una organización sea más productiva. Y a modo de ejemplo citó la sobrecarga, cuando a los recursos se les exige más de lo que pueden hacer; la variabilidad, dado que todos los procesos cambian constantemente y generan dificultades para mantenerlos controlados; y los desperdicios, como la sobreproducción, los defectuosos, el consumo excesivo de energía o de transporte. “Todos ellos representan costes, son difíciles de identificar y no agregan valor a la organización”.

Javier Perales definió el Lean como “una filosofía de administración de una organización que se hace en equipo dentro de la empresa para evitar desperdicios”, y el Six Sigma como “una filosofía de negocios, con una metodología para reducir la variación y basada en: definir, medir, analizar, implementar y controlar para solucionar problemas”.

Para finalizar Javier Perales indicó los resultados que pueden obtenerse si se aplica en Lean Six Sigma en una organización: “ser una empresa más competitiva, encontrar oportunidades de negocio, conseguir una rentabilidad sostenida al lograr mejorar los costes, trabajar en equipo en la organización y tener una fuerza de trabajo altamente entrenada”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s