Los tres ejes de la Nueva Formación para Directivos: experiencia, acompañamiento y aplicabilidad

Ricardo Catelli
Director de Desarrollo Fundacion ICIL
Director de Apoyo Logistico

EL mundo está cambiando aceleradamente, quizás con el doble de la velocidad que hace una década. EL modelo utilizado por las empresas y sus directivos carece del colchón necesario para poder tomar decisiones colegiadas, y la efectividad en las acciones son factor determinante para la supervivencia: no hay tiempo para perder.
La necesidad de estar formado es vital para poder desarrollar nuestra tarea directiva. Este nivel de responsabilidad empresarial requiere de intervenciones de ámbito estratégico que funcionen como un sistema complejo, donde la suma de las experiencias vividas, leídas y contadas nos debe permitir agregar mayor valor en conjunto que la suma de todas las partes por separado. Las decisiones basadas en la experiencia alimentan a la efectividad, especialmente en un entorno empresarial cambiante y altamente competitivo.
Los directivos necesitan de actividades formativas donde compartan y vivan experiencias. Como dijo Confucio en el siglo IV antes de Cristo, “Lo oí y lo olvide; lo vi y lo entendí; lo hice y lo aprendí”. Las actividades ligadas a los role-playing, simuladores, etcétera, son base fundamental para la incorporación del conocimiento.
La formación tradicional basada en clases magistrales, junto con la metodología del caso, pierde valor. En el mundo empresarial, los ciclos económicos son muy cortos y las respuestas se establecen con una mezcla de anticipación, conocimiento del entorno y pre-visualización de la ventaja competitiva futura.
El directivo necesita de una orientación previa a su actividad formativa, necesita conocer sus competencias actuales y futuras, creando un hilo conductor entre su desarrollo profesional y las actividades que necesita a lo largo de su camino.
Otro punto a evaluar en la nueva era de la formación es que necesitamos tener continuidad y actualización, no basta con cursar un programa formativo, se debe tener acceso a la información actualizada y a la experiencia de otros profesionales con similar formación para poder seguir compartiendo experiencias.
Experiencia, acompañamiento y aplicabilidad, los tres ejes diferenciales de la Formación para directivos.