DEBATES ICIL 2011 – DESCUBRIENDO EL MAÑANA

La Fundación ICIL celebró el jueves 17 de noviembre, la 7ª edición de los DEBATES ICIL – DESCUBRIENDO EL MAÑANA en el  Palacio Municipal de Congresos de Madrid, Campo de las Naciones.

El jueves 17 de noviembre tuvo lugar en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid, la 7ª edición de los DEBATES ICIL, el punto de encuentro más importante del sector logístico gracias a la participación de más de 300 profesionales logísticos que permitió conocer las últimas tendencias en supply chain.

Las cuatro mesas de debate se organizaron en torno al ferrocarril, la servucción, el comercio electrónico y la competitividad colaborativa.

En esta séptima edición hubo una gran intercomunicación con el público dado que en todos los paneles se plantearon preguntas a los asistentes que, mediante votación electrónica, emitían su opinión y valoraban las cuestiones ideadas por los organizadores de los Debates.

La séptima edición de los DEBATES ICIL ha estado patrocinada por las empresas Chep y easyFairs, patrocinadores de oro, así como por: FCC Logística, Lorry Rail, Saba parques logisticos, CEVA Logistics y Kerry Salvat Logistics, DHL Express y Maersk Line.

Asimismo, el encuentro contó con el apoyo de las empresas colaboradoras: CTC Externalización, Eulen Servicios Logísticos, Logifrio, Luis Simoes, ToolsGroup, TXT e-solutions y Viastore Systems.

MESA 1 – Para pequeños cargadores ¿El futuro está en el tren?

La primera mesa de debate, moderada por Jaime Mira, Director Técnico de la Fundación ICIL, abordó el tema del ferrocarril como modo de transporte que, aunque actualmente puede ser una solución efectiva para las grandes empresas dado que operan trenes completos, no lo es todavía para las medianas y pequeñas, cuyas operaciones son de menor volumen de carga y sin una periodicidad marcada.

En este debate participaron: Manel Villalante, Director general de Transporte Terrestre del Ministerio de Fomento; José Maria Leal, Director de Logística de Nutrexpa; Jaume Bonavia, Director General de Alfil Logistics; José Antonio Gozalo, Director Intermodal de Luis Simoes; y Daniel Lebreton, Director Comercial de Autoroutes Ferroviaires Services-Lorry Rail.

De las distintas intervenciones se desprendió que, a pesar de los esfuerzos para que el ferrocarril tome mayor protagonismo en el ámbito del transporte de mercancías en España, existen todavía diversos elementos que frenan su crecimiento, como por ejemplo los referidos a la calidad, fiabilidad y frecuencia de los servicios, así como los costes.

Esta realidad quedó demostrada en la primera pregunta lanzada al público: ¿utilizan en la actualidad el tren? Sólo un 27% respondió que SI, mientras que un 73% manifestó que NO.

En este sentido, José María Leal (NUTREXPA) manifestó que es precisamente el precio del transporte ferroviario uno de los factores que impiden que éste no sea un modo competitivo para las empresas cargadoras.

Para José Antonio Gozalo (LUIS SIMOES), el precio también es un inconveniente, al que hay que sumarle la frecuencia de los servicios. Según Gozalo, sería una gran ventaja que los trenes de mercancías pudieran operar en días festivos, cuando en muchos países la circulación de camiones está restringida. Otro handicap para el ferrocarril es la infraestructura existente, que no admite trenes largos a diferencia de otros países europeos.

Para constatar las posibilidades de futuro del ferrocarril, se cuestionó de nuevo al público sobre si ¿consideran que en el futuro utilizarán el tren? Un 59% contestó en sentido positivo, mientras que un 41% optó por el NO.

En relación a este aspecto, Jaume Bonavia (ALFIL LOGISTICS) consideró que, actualmente, muchas empresas todavía no están mentalizadas para utilizar el ferrocarril en lugar del camión para el transporte de sus mercancías. El ferrocarril tampoco es atractivo para los propios operadores ferroviarios como línea de negocio dado que, según Bonavia, el retorno de la inversión se sitúa en unos 49 años.

Daniel Lebreton (LORRY RAIL) habló de la experiencia del operador intermodal Lorry Rail, la autopista ferroviaria que enlaza Perpiñán con Luxemburgo. La compañía se plantea ampliar su cobertura geográfica hacia el norte de Europa, como Alemania, Noruega o Suecia. También en España cabría la posibilidad de que la autopista ferroviaria llegara a Madrid o Valencia, pero para ello los trenes deberían ser de 750 metros para que el servicio fuera rentable.

Por su parte Manel Villalante (MINISTERIO DE FOMENTO) se refirió a las fórmulas que la Comisión Europea está estudiando para fomentar la intermodalidad y un mayor uso del ferrocarril en el transporte de mercancías. Sobre este tema anunció que antes de final de año, el Ministerio de Fomento publicará en el Boletín Oficial del Estado una convocatoria de ayudas a la intermodalidad carretera-tren dirigida a los operadores, con el objetivo de contribuir a contrarrestar el sobrecoste que supone la ruptura de carga.

El público también se mostró optimista frente a un próximo mayor uso del ferrocarril por parte de pequeñas y medianas empresas. Así, a la pregunta lanzada sobre si las pequeñas cargas, ya sea un contenedor, una caja móvil o un vagón, podrán ser contratadas por las pymes a operadores ferroviarios intermodales, el 55% de los asistentes contestó afirmativamente. Es decir, que a pesar de los problemas con los que se encuentra el ferrocarril, se cree en él como medio de transporte para el futuro.

Y también, respecto a la pregunta de si el tren aportará mejoras en costes, rapidez, fiabilidad y calidad, un 66% respondió afirmativamente. Aunque este optimismo se vio contrarrestado por la última pregunta al público: ¿seguirán contratando la carretera porque el ferrocarril no se desarrolla suficientemente?; un 75% contestó SI y sólo un 25% respondió NO.

MESA 2 – La Servucción, la gestión de operaciones en las empresas de servicios, ¿es una realidad operativa?

El segundo debate hizo hincapié en cómo gestionan las operaciones las empresas de servicios, que son un importante segmento de la economía mundial y que tienen puntos de convergencia y divergencia con las empresas comerciales o industriales.

En este debate, moderado por Ricardo Catelli, Director de Innovación y Desarrollo de la Fundación ICIL, participaron: Mariano Sanz, Director Técnico Comercial de Eulen Servicios Logísticos; Alberto Sancho, Director de Operaciones de Logifrio; Enric Parera, Director Comercial de Toolsgroup; Enrique Sánchez, Director General de MRW Logística; Leandro García, Director General de la Fundación ValenciaPort; y Diego Perdones, Director General Comercial de España y Portugal de MAERSK LINE.

Los participantes coincidieron en señalar que cualquier producto puesto a disposición de un consumidor-cliente, sea del sector que sea, lleva asociado siempre algún tipo de servicio. Con ello se constató que las empresas fabricantes o productoras, que no tienden a pensar como empresas de servicios, deberían tener en mente esta realidad porque, en definitiva, sus productos llegan al mercado y son consumidos gracias a una serie de servicios anexos.

A continuación se lanzó al público una pregunta para conocer qué proporción de los asistentes estaban profesionalmente vinculados a empresas de servicios o de productos, desprendiéndose que el 77% de las personas pertenecían al primer grupo y un 23% al segundo.

Después de conocer esta segmentación, se cuestionó a los asistentes sobre si consideraban que las empresas de servicios entienden y conocen las necesidades de los clientes. Las respuestas se repartieron en un 45% por el SI y un 55% por el NO. Es decir, que se manifiesta que existe una cierta distancia entre proveedor de servicio y cliente a nivel de conocimiento mutuo.

Mariano Sanz (EULEN) ahondó en este tema, manifestando que en la mayoría de casos es la empresa de servicios la que sirve de imagen a su cliente, motivo por el cual la relación entre cliente y proveedor de servicios debe estar basada en la confianza. Desde la perspectiva de una empresa de servicios es muy importante conocer cuáles son las necesidades del cliente, pero ocurre que en muchas ocasiones es el propio cliente quien no sabe exactamente lo que quiere.

Alberto Sancho (LOGIFRÍO) también señaló que las empresas de servicios deben identificar claramente las necesidades de sus clientes y satisfacerlas, pero sólo aquellas que el cliente realmente requiere para que el servicio ofrecido sea efectivo y eficiente.

Entendida la empresa de servicios como colaboradora y parte de una cadena de suministro orientada al consumidor, se trasladó otra pregunta al público, que se concretó en si las compañías (operadores logísticos, transitarias, gestores de infraestructuras, consultorias, asesorías, etcétera) ofrecen realmente una gama de servicios que apoyan la competitividad empresarial de sus clientes. Un 52% del público respondió SI, mientras que el 48% restante votó NO.

Sobre si los servicios son o no factores diferenciales para poder competir, Enrique Sánchez (MRW) puntualizó que lo que es un factor diferencial para competir es la innovación que se aplica a un servicio concreto.

Y Leandro García (FUNDACIÓN VALENCIAPORT) aportó en este aspecto la visión del sector público, en este caso la del Puerto de Valencia, que como organización tributaria de la cadena de transporte debe dar servicio a diversos clientes (exportadores, importadores, armadores, terminales, transitarios, operadores logísticos, transportistas…), pero que además se encuentra condicionada por un marco regulador que obliga a cumplir ciertos parámetros en cuanto a nivel de eficiencia y de calidad. Ello genera ventajas e inconvenientes desde el punto de vista de cómo es percibida la satisfacción final por parte de la cadena global.

Del intercambio de pareceres entre ponentes y público surgió la inquietud sobre cómo llegar a determinar las necesidades reales de los clientes y qué factores acaban incidiendo en la percepción que tiene el cliente del servicio contratado.

MESA 3 – ¿Estamos preparados para el desarrollo exponencial del comercio electrónico (B2C)?

El tercer debate se orientó hacia el comercio electrónico y las compras a través de Internet que, aunque todavía con índices modestos, los  expertos  aseguran que las ventas crecerán en este segmento con porcentajes de dos dígitos en un futuro más o menos próximo.

En este debate, moderado por Pere Roca, Presidente del Comité Ejecutivo de la Fundación ICIL, participaron: Xavier Soler, Responsable Corporativo de Logistica y Distribución de Privalia; Jaime Fernández de Valderrama, Director de Eroski Online; Natalia Fernández, Sales Director Spain de TXT; Luis Inglada, Director de Territorio, Infraestructuras y Transporte del Instituto Cerdà; y Nicolás Mouze, Director de Marketing y Ventas DHL Express Iberia

Los integrantes de la mesa de debate coincidieron en afirmar que, en función del sector, el crecimiento exponencial de las compras electrónicas es distinto y se ha producido o se producirá en un momento determinado.

A continuación se cuestionó al público sobre cuáles son las barreras que pueden frenar el auge del B2C. Un 46% del público votó que son las infraestructuras el mayor handicap para el B2C; un 33% optó por afirmar que la principal barrera es de tipo social y un 21% se decidió por el factor económico. La opción del factor medioambiental como barrera al comercio electrónico no obtuvo ningún voto.

Las respuestas del público constataron que las infraestructuras no están preparadas para sumir un aumento de operaciones en e-commerce; que el consumidor tampoco está demasiado dispuesto aún a cambiar la forma de comprar; y que la gestión del e-commerce tiene unos costes altos que el comprador no está dispuesto a pagar. Respecto al coste medioambiental del e-commerce, que existe, todavía nadie le pone una cifra.

Según Nicolás Mouze (DHL EXPRESS IBERIA), el modelo B2C hacia el que se está yendo implica un crecimiento en el volumen de entregas, pero están surgiendo impedimentos, como la concentración de las entregas en unas franjas horarias determinadas en las ciudades para reducir el impacto sobre el tráfico, o el uso de vehículos menos contaminantes para el reparto.

Luis Inglada (INSTITUTO CERDÀ) añadió que las infraestructuras son las que son y que éstas no van a crecer en función del aumento del e-commerce. Para Inglada, hay que buscar otras fórmulas imaginativas de distribución que den respuesta a ese incremento previsto pero que no requieran más infraestructuras.

Natalia Fernández (TXT) incidió en el aspecto social del e-commerce, aludiendo a que el consumidor, según la compra online que realice, como por ejemplo la del supermercado, quiere recibirla en casa y no ir a buscarla a ningún punto. Por ello, según Natalia Fernández hay que concienciar a la sociedad para que colabore en la gestión medioambiental de la última milla, haciéndose responsable de la recogida en un punto de entrega determinado. La creatividad tiene que venir por parte de la empresa y de la administración para que el e-commerce tenga un impacto medioambiental mínimo.

Para Jaime Fernández de Valderrama (EROSKI ONLINE) el factor que actualmente está penalizando más al comercio electrónico es el económico, por la situación de crisis existente, y, por tanto, los costes asociados a las compras online seguirán siendo un handicap.

Finalmente se trasladó al público una última pregunta, enfocada a si ¿el cliente asumirá el coste final logístico? Un 32% del público escogió la opción de que el cliente estará dispuesto a asumir un 20% del coste logístico; un 18% de las respuestas auguraban que el cliente acabará asumiendo un 40% del coste logístico; un 14% del público optó por la asunción por parte del comprador del 70% de los costes; y, 36% restante de votaciones fueron para la opción de que el cliente asumirá el 100% de los costes.

MESA 4 – ¿Es necesaria hoy la Competitividad Colaborativa?

El cuarto y último debate se enfocó hacia la necesidad de utilizar la colaboración con terceros, dentro o fuera de la cadena de suministro e incluso incluyendo a la competencia, como herramienta de competitividad.

En este debate, moderado por Luis Doménech, Vicepresidente y Director de Formación de la Fundación ICIL, participaron: Ignasi Sayol, Director de Operaciones de CTC Externalización; Andrés Sánchez, Vicepresidente de Product Supply de Affinity Petcare; Cristina Doménech, Directora de Comercio Internacional de Mango; Esteban Vangeli, Director de Planificación de Chep División Fabricantes; Antonio Fondevilla, Director Comercial España y Portugal de CEVA Logistics; y Pedro Giménez Alvarez-Quiñones, Director General de Conway-The convenience Company.

La coyuntura económica actual conlleva que los consumidores valoran, en el ratio calidad/precio, más el precio de lo que lo hacían antes. Ello fuerza a las empresas a bajar precios para mantener las ventas, hecho que sólo puede conseguirse por dos vías: o reduciendo los márgenes y los beneficios, nada deseable, o reduciendo los costes.

Y se ha llegado a un punto en que, con los procedimientos convencionales, ya no se consigue reducir más los costes; por tanto, el marco de la colaboración se presenta como una opción a seguir, incluso contando con el apoyo de la competencia en, por ejemplo, compartir la distribución, el transporte, las compras, la fabricación, etc. La colaboración es pues, un reto.

Ante esta realidad, se dirigió al público la primera pregunta: ¿La colaboración empresarial para conseguir la necesaria reducción de costes la contempla como: (a) de muy dudosa utilidad; (b) en algún caso puede ser interesante; (c) es un tema al que hoy hay que dedicarle notable  atención; y (d) hoy es un tema absolutamente estratégico y prioritario. La respuesta (a) obtuvo un 2% de los votos; la (b) un 40%; la (c) un 31% y la (d) un 27%.

A raíz del resultado, cada uno de los participantes en la mesa de debate dio su opinión sobre lo que es y no es colaborar.

Para Cristina Doménech (MANGO), colaborar implica ir mucho más allá de una relación de partners; hay que sentarse con la competencia y buscar sinergias que seguro que las hay. Si cliente y proveedor no colaboran es muy difícil llegar a otros estadios de colaboración, por ejemplo entre empresas que compiten en un mismo sector. La colaboración es imprescindible para saber qué quiere el cliente y, también, qué quiere el proveedor.

Pedro Giménez Alvarez-Quiñones (CONWAY) profundizó en esta idea señalando que la colaboración, como factor estratégico en la empresa, debe producirse con los diversos eslabones: fabricantes, operadores logísticos o transportistas, etc.

Pero para Antonio Fondevilla (CEVA) la competencia colaborativa, que es colaborar con la competencia, no es tan fácil de establecer. Pueden buscarse sinergias en el mercado y compartir operadores logísticos, pero ir más allá resulta difícil.

Y Andrés Sánchez (AFFINITY PETCARE) añadió que es imprescindible colaborar para encontrar modelos más eficientes y gracias a ellos conseguir que la empresa se mantenga en el mercado a lo largo del tiempo.

También Ignasi Sayol (CTC) incidió en las distintas fórmulas y formas de colaboración existentes, pero en el ámbito en el que no puede establecerse colaboración alguna es en el ámbito de los procesos estratégicos de las empresas.

Para Esteban Vangeli (CHEP) la colaboración entre empresa y proveedor ha de permitir obtener beneficios a ambas partes.

En este punto, se cuestionó al público sobre si la colaboración que en este momento practica en el marco de su cadena de suministro es: (a) inexistente, que obtuvo un 26% de los votos; (b) poco significativa, con un 55%; y (c) significativa, con tan solo un 19% de los votos.

Para finalizar, la última pregunta dirigida al público sirvió para constatar qué se piensa sobre la colaboración. Así, un 6% del público vio la colaboración como una utopía; un 38% como una buena idea pero muy difícil de implantar a medio plazo; un 22% como una buena idea que debo analizar desde hoy cómo implantar y un 34% como una estrategia necesaria.

CONCLUSIONES

Pere Roca, Presidente del Comité Ejecutivo de la Fundación ICIL, hizo el resumen de las conclusiones de la séptima edición de los Debates ICIL.

MESA 1 – Para pequeños cargadores ¿El futuro está en el tren?

Las empresas quieren trabajar con el ferrocarril, pero preocupa cómo acceder a este modo de transporte y que llegue a ser un sistema con una gestión óptima del coste y del plazo.

Las infraestructuras ferroviarias van a llegar, pero antes de que estén terminadas hay que buscar las fórmulas para que la gestión sea acorde a las expectativas y necesidades que las empresas han depositado en el ferrocarril.

Si queremos evitar encontrarnos con unas infraestructuras poco utilizadas, pero que a su vez han requerido un nivel de inversión altísimo, hay que trabajar desde ahora para que la flexibilidad y el potencial del ferrocarril sea una realidad.

MESA 2 – La Servucción, la gestión de operaciones en las empresas de servicios, ¿es una realidad operativa?

Las operaciones en las empresas de servicios no son tan tangibles como las que van asociadas al producto. Y al ser poco visibles se les da poca importancia.

Las operaciones en las empresas de servicios puede ser una herramienta de mucha valía para crear mayor valor en las actividades y en el producto.

Dentro de cualquier compañía hay un apartado de gestión de servicios que también hace falta evaluar, porque el contacto directo con los consumidores requiere de unas operaciones muy perfectas y así cubrir con éxito las expectativas del cliente.

MESA 3 – ¿Estamos preparados para el desarrollo exponencial del comercio electrónico (B2C)?

La tecnología abre la puerta a un nuevo espacio lleno de potencialidades y con unas enormes expectativas. Pero existen ciertas restricciones en la capacidad de hacer ejecutiva operaciones de e-commerce.

El crecimiento del B2C que auguran los expertos implica cambios de modelos en los negocios que, a su vez, van a generar unas necesidades muy altas.

Los cambios no deben sólo hacerlos las compañías y los profesionales, sino que las administraciones también deben aportar soluciones para la viabilidad del e-commerce en el futuro.

MESA 4 – ¿Es necesaria hoy la Competitividad Colaborativa?

La no cooperación genera despilfarro, por tanto las empresas deben tender hacia la colaboración.

La colaboración tiene, sin duda, limitaciones porque el mercado es complejo y las interacciones en este mercado son muy variables, pero hay que buscar soluciones colaborativas.

La colaboración entre empresas debe tener siempre en cuenta al consumidor porque un proceso logístico no se termina hasta que no se produce el consumo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s